KUKA employees are supported by FlexFellow

Cobots: robots inteligentes como compañeros de trabajo

Con los cobots, la fábrica se convierte en una smart factory. En 2014 KUKA ya creó el primer cobot del mundo: el LBR iiwa. Se encarga de pasos de trabajo que son cansados, monótonos o peligrosos para las personas. En este sentido, los robots colaborativos optimizan los procesos y aumentan la productividad.

Cobots frente a robots: ¿qué son exactamente los cobots?

Los cobots son robots colaborativos o cooperativos, que pueden colaborar con las personas en la misma zona de trabajo sin dispositivos de protección. Los sensores y cámaras del cobot garantizan que el robot no haga daño nunca a sus compañeros humanos. Por el contrario, los robots convencionales de la industria necesitan vallas de protección y otras medidas de seguridad.

Colaboración hombre-robot: seguridad garantizada

Ahora el robot industrial es una máquina que puede tocar a las personas y con las que puede interactuar. Los empleados y los cobots comparten la misma sala de trabajo sin peligro. De este modo, las empresas se ahorran costosos sistemas de alimentación y superficie de producción. En donde las personas y los robots colaboran, las medidas de seguridad convencionales son innecesarias. Por ejemplo, en caso de un contacto inesperado, los robots colaborativos reducen su velocidad y, con ello, también su energía cinética. Por lo demás, de este modo se eliminan los costes adicionales habituales para la técnica de seguridad y las vallas de protección
Si no hay vallas que reduzcan el radio de acción, el espacio queda libre para nuevas tareas de máxima eficiencia y mucho más flexibles: ya sea como asistente de trabajo en la industria, como robot de servicio en espacios públicos, como robot de cuidados en entornos clínicos o como ayudante en el hogar.
Cobots in Industry
Los cobots facilitan la ejecución de trabajos detallados y también conducen a un aumento de la calidad.

Cobots de KUKA: ámbitos de aplicación en la industria

Peligrosos trabajos realizados por encima de la cabeza, procesos monótonos y repetitivos o trabajos meticulosos: los cobots se encargan de estos pasos de trabajo, descargan a los empleados y proporcionan una elevada calidad uniforme. Con su sistema de sensores integrado, los robots colaborativos permiten automatizar las tareas de montaje de pequeñas piezas: montan engranajes de automóviles, colocan tapones de goma o mecanizan piezas deformables.
De manera que los colegas humanos pueden centrarse en otros segmentos de su trabajo. Mientras que un cobot mecaniza una pieza, el trabajador ya puede estar preparando el siguiente paso de la producción. Los robots en la industria reaccionan de forma inteligente a su entorno y se mueven solos. Esto se llama colaboración hombre-robot (HRC) o también robótica colaborativa. Los cobots inteligentes conquistan nuevas áreas de la automatización industrial: cargan máquinas o sistemas de logística, construyen ellos mismos robots y muchas más cosas.

El cobot LBR iiwa de KUKA: IA en la producción

En el año 2014, KUKA ya sentó las bases de una nueva relación entre las personas y los robots en la producción 4.0 con el LBR iiwa. Como componente de una smart factory, gracias a su tecnología sensible, el LBR puede aprender de sus colegas humanos. Conectado a una nube y programado de forma especial, este cobot también puede documentar, verificar y optimizar automáticamente los resultados de su trabajo.

Cobots en acción: construcción de la carrocería en Ford con cuatro LBR iiwa

En Ford, las personas y los cobots trabajan juntos. En este caso se trata de colocar sellantes: un proceso de trabajo monótono, cansado y sucio. Un trabajo incómodo para las personas que no les molesta a los robots colaborativos: el trabajador programa el robot una vez con un control manual. Después, el cobot inteligente ejecuta los movimientos automáticamente: con rapidez, precisión y eficiencia. 
Cobots como factor de éxito: "Ahora nuestros empleados se pueden centrar en un proceso de trabajo fluido", señala Michael Koch, ingeniero de fabricación de Ford.

LBR Med: robot colaborativo para medicina

Precisamente en la tecnología médica es indispensable un trabajo preciso. Con el cobot KUKA LBR Med, los médicos y el personal médico tienen a disposición un colega de confianza. El sensible robot industrial de construcción ligera de siete ejes se puede utilizar desde el diagnóstico, pasando por el tratamiento, hasta la intervención quirúrgica. Es muy útil cuando hay que ejecutar actividades incómodas, repetitivas, agotadoras o cuando se requiere una precisión especial.
LBR Med
HRC en la medicina: el robot Sculptura puede radiar tumores de forma focalizada.

Cobots en acción: el personal médico, el cuidador y los robots trabajan codo con codo

Basado en el KUKA LBR Med, existe el producto médico Sculptura, con el que los médicos pueden radiar tumores de forma muy focalizada en el cuerpo. Gracias a este preciso procedimiento se protege el tejido sano de alrededor.
En la rehabilitación, el personal cuidador también utiliza el cobot. El robot de rehabilitación ROBERT® ayuda a recobrar el movimiento a los pacientes tras las operaciones, de modo que descarga al personal cuidador de los esfuerzos físicos.
HRC en la rehabilitación: el cobot mueve la pierna dañada, de manera que ayuda tanto al paciente como al personal cuidador.

Las ventajas de los cobots en la industria

  • Distribución eficiente del trabajo

    Distribución eficiente del trabajo:

    las personas y los robots industriales se complementan a la perfección. Mientras que el cobot lleva a cabo actividades cansadas y monótonas, el trabajador prepara los siguientes pasos, controla los resultados y organiza un desarrollo eficiente.
  • KUKA Safe

    Seguridad garantizada:

    el robot colaborativo ejecuta con seguridad y rapidez las tareas que son peligrosas o incómodas para las personas. Un cobot también realiza sin errores actividades que requieren una alta concentración durante mucho tiempo.
  • Máxima automatización en la industria

    Máxima automatización en la industria:

    los robots inteligentes se conectan entre sí de manera óptima. Aprenden a ejecutar juntos los pasos de trabajo con eficiencia. De este modo funciona la fabricación inteligente con los cobots (fabricación inteligente).
  • Elevada calidad de fabricación

    Elevada calidad de fabricación:

    un robot en la industria trabaja con precisión, rapidez y sin pausas. Asimismo, un cobot puede trabajar de forma inteligente, y aprender y optimizar los pasos de trabajo consecutivos. Esto proporciona productos de alta calidad.

La industria del futuro: ¿cómo colaborarán las personas y los robots industriales en el futuro?

Los cobots desempeñan un papel clave en la industria 4.0. Son equipos multifunción para una producción moderna, interconectada y una logística que aúna sistemas de automatización industrial con servicios y bases de datos. No obstante, la fábrica gestionada exclusivamente con robótica industrial sigue siendo una ilusión incluso en la smart factory. Las personas seguirán siendo indispensables. Pero los robots en la industria seguirán descargando de trabajos y ayudando a las personas.
Las personas pueden atender su trabajo de forma más eficiente, concentrada y, sobre todo, ergonómica. Precisamente en una sociedad que va envejeciendo, la automatización en la industria cobra cada vez más importancia. En el futuro, cada vez menos trabajadores tendrán que obtener todo el rendimiento productivo para los sistemas sociales. Esto plantea un reto al que solo se podrá hacer frente si las personas que estén trabajando son más productivas que en todas las generaciones anteriores a ellas.
Configuración de cookies Aceptar y descubrir KUKA

Este sitio web utiliza cookies (saber más) para ofrecerle, también en internet, el mejor servicio. Si continua usando nuestra página web, utilizamos únicamente las cookies necesarias técnicamente. Si hace clic en «Aceptar y descubrir KUKA», acepta también la utilización de cookies de marketing. Al hacer clic sobre «Configuración de cookies» puede seleccionar las cookies que utilizamos.

Configuración de cookies