Robot para test de coronavirus como empleado incansable en la lucha contra el virus

Tomar muestras de la faringe de potenciales pacientes con coronavirus: un trabajo para un robot. Mejor dicho, para un LBR iiwa de KUKA, que ayuda al personal del laboratorio del hospital Bulovka, en Praga. Sin mascarilla pero incansable.

24 de junio de 2020

Robot de test de coronavirus en constante uso contra el virus

Los trabajadores bromean llamándolo «Pipet’ák», en español: pipeta. El apodo del robot de estructura ligera LBR iiwa del hospital Bulovka de Praga describe perfectamente cuál es la tarea de este robot de pruebas en el laboratorio de la clínica, donde lleva desde mediados de marzo proporcionando sus servicios: Con la ayuda de una pipeta y una balanza industrial el robot mezcla los frotis nasales y faríngeos de los pacientes con una solución para detectar si el genoma del coronavirus está presente. Si el test es positivo, el paciente está infectado con coronavirus. Por el laboratorio pasan a diario entre unas 300 y 400 pruebas; durante los picos del brote de la pandemia el personal del laboratorio examinó hasta 670 pruebas en un día.
Las muestras que se toman de la boca, la nariz y la garganta de los pacientes se analizan en el laboratorio del hospital Bulovka en busca del genoma del coronavirus.
Los trabajadores del laboratorio únicamente cargan con la bandeja con las muestras y el robot de pruebas de coronavirus LBR iiwa de KUKA se encarga de pipetear

El robot de KUKA en aplicaciones para el coronavirus trabaja con más cuidado de lo que el ser humano sería capaz

El uso del robot de pruebas ha simplificado notablemente el proceso de los test: Con una pipeta el robot de laboratorio de KUKA «Pipeťák» mezcla por orden las muestras con productos químicos y después con su balanza industrial integrada comprueba directamente si se ha añadido la cantidad correcta de fluidos. «El pipeteo debe realizarse con mucho cuidado», comenta Lenka Richterová, del departamento de microbiología clínica del hospital. «Cuando el robot efectúa el pipeteo, reduce de forma considerable el riesgo de error. El robot de pruebas realiza el proceso perfectamente y facilita el trabajo de los técnicos de laboratorio, que pueden centrarse en otros pasos del proceso».

Brazo robótico incesante en aplicaciones para test de coronavirus

El robot de KUKA puede pipetear hasta 700 muestras en un día, sin cansancio y sin mascarillas. Para el hospital, Pipeťák es un alivio en dos sentidos: El Instituto de Informática, Robótica y Cibernética (CIIRC) de la Universidad Técnica de Praga (CTU) pone a disposición el robot de manera gratuita. En solo 14 días desde la primera reunión de planificación hasta la primera implantación en el laboratorio, los investigadores y estudiantes de la universidad bajo la dirección del profesor Václav Hlaváč concibieron el ayudante mecánico, lo configuraron con una pipeta y una balanza controlada por ordenador y lo programaron para el pipeteo de los test. Desde principios de abril, el robot de laboratorio de KUKA se utiliza incansablemente en pruebas de coronavirus.
Muestra tras muestra, el robot de pruebas de coronavirus pipetea con un producto químico para detectar el coronavirus.

El robot de pruebas ha reducido considerablemente el riesgo de error en el pipeteo manual de los test.

Lenka Richterová, del departamento de microbiología clínica del hospital Bulovka de Praga
Configuración de cookies Aceptar y descubrir KUKA

Este sitio web utiliza cookies (saber más) para ofrecerle, también en internet, el mejor servicio. Si continua usando nuestra página web, utilizamos únicamente las cookies necesarias técnicamente. Si hace clic en «Aceptar y descubrir KUKA», acepta también la utilización de cookies de marketing. Al hacer clic sobre «Configuración de cookies» puede seleccionar las cookies que utilizamos.

Configuración de cookies