Investigación

El robot de pasajero de KUKA se encarga, entre otras cosas, de las tareas de investigación de la percepción sensorial y del cerebro.

Simulación forestal realista con el KR 500 TÜV 

El robot de pasajero KUKA en centros de desarrollo e investigación

Su amplio espacio de trabajo, su cinemática abierta, su capacidad de adaptación, la alimentación flexible de medios y la unidad de mando de manejo intuitivo son algunos de los factores positivos que hacen que el robot de pasajero de KUKA se convierta en la primera elección a la hora de realizar tareas en la investigación de la percepción sensorial y del cerebro.

El robot de pasajero de KUKA es la solución ideal en lugares en los que, debido al limitado espacio de movimiento disponible, no es posible utilizar un hexápodo (plataforma Stewart). Gracias al amplio rango de giro del eje 1 y a la rotación continua de los ejes A4 y A6, el espectro de movimientos y de aceleraciones se amplía enormemente. Allí donde las soluciones convencionales no son suficientes, KUKA cumple los rigurosos requisitos de los centros de investigación con sus soluciones especiales. 

Silvicultura digital con el KR 500 TÜV de KUKA

Los tiempos en los que el hacha era la herramienta elegida en la silvicultura ya son historia. Incluso el sonido de los motosierras está desapareciendo poco a poco de los bosques gestionados mediante silvicultura profesional.

Cuando se trata de gestionar grandes zonas de bosque, hoy en día la máquina que se suele utilizar es la procesadora. La máquinas con ruedas u orugas se encargan de talar, desramar, tronzar y clasificar las partes del árbol para separarlas.

Formación en el simulador

Desde principios del siglo 21, la formación de los operarios de maquinaria forestal en simuladores es un procedimiento habitual. El operario de la máquina debe aprender a mover hasta cinco ejes de grúa de forma sincronizada y coordinada para alcanzar los árboles que deben retirarse desde el camino trasero sin dañar los árboles contiguos.

Al mismo tiempo, el operario debe conducir con cuidado y prestar atención para no dañar los árboles del camino trasero con los neumáticos del vehículo. Para ello, al robot KR 500 TÜV de KUKA se le añaden componentes fundamentales de una cabina del conductor y la posibilidad de una proyección estereoscópica. Este sistema abre nuevas posibilidades para la formación.

Una cabina de conductor en el robot

El instituto para la interacción entre hombre y robot de la universidad RWTH de Aachen equipó la cabina del conductor con todos los elementos de control y componentes de visualización necesarios para permitir el mayor grado de inmersión posible. Además de la proyección de alta resolución en 3D en el área de proyección con forma de cúpula, se instalaron auténticas pantallas táctiles y los elementos de control y pedales típicos de una máquina de trabajo. El sistema de sonido proporciona realidad auditiva.

El objetivo era perfeccionar la experiencia táctil para la formación del conductor. Utilizando un software especial, los investigadores consiguieron optimizar el control del movimiento del robot hasta el punto de proporcionar una sensación casi real de conducción por el terreno. Por supuesto, la solución está basada en un sistema que garantiza la seguridad del pasajero en cada estado de funcionamiento y escenario de simulación.

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay