Cooperación hombre-robot

En la cooperación hombre-robot, las personas y las máquinas trabajan codo con codo. La persona controla y supervisa la producción y el robot realiza las tareas extenuantes. Los dos aportan sus habilidades específicas: un principio decisivo para Industrie 4.0.

Cooperación hombre-robot: la tecnología

En la colaboración hombre-robot, el robot ayuda a las personas. Esto significa: la máquina no sustituye a las personas, sino que amplía sus capacidades y asume sus tareas pesadas. Dichas tareas pueden ser, por ejemplo, trabajos sobre la altura de la cabeza o la elevación de cargas pesadas. En el suministro de puestos de trabajo a la producción, se utilizan robots autónomos o colaborativos, también en KUKA.

En la fábrica del futuro, no se distingue entre puestos de trabajo automatizados y puestos de trabajo manuales. Las personas y las máquinas cooperan perfectamente: sin distinción, sin espacio de protección.

LBR iiwa, con capacidad para la cooperación hombre-robot, trabaja codo con codo con las personas.

La colaboración hombre-robot con LBR iiwa

KUKA ha desarrollado el primer robot homologado para la cooperación hombre-robot: KUKA LBR iiwa. Utiliza tecnología de control inteligente, sensores de alto rendimiento y las tecnologías de software más innovadoras. De esta forma, permite nuevas soluciones colaborativas en la tecnología de producción. Todo ello permite automatizar de forma eficiente las tareas más complicadas y que, hasta el momento, se desempeñaban de forma manual.

Los robots con capacidad para la cooperación hombre-robot, como LBR iiwa, son flexibles a las tareas y a la ubicación gracias a las plataformas móviles, como la KUKA flexFellow. Esto permite su instalación personalizada en el lugar preciso y para el objetivo que se adapta a su producción, por ejemplo, en función del número de piezas requeridas. Además, LBR iiwa le ofrece la máxima flexibilidad gracias a la automatización espontánea: Colabora de forma óptima como ayudante durante picos de trabajo o cuellos de botellaen la producción. 

Vídeo: codo con codo con compañeros robots en la sede de BMW en Dingolfing

La cooperación hombre-robot aplicada es un campo temático nuevo en el que KUKA ya cuenta con experiencia práctica y puede aplicar soluciones efectivas. Por ejemplo, en la sede de BMW en Dingolfing: Donde antes los operarios debían elevar y montar ruedas pesadas de dentado cónico para tracción delantera, en la actualidad trabajan codo con codo con su compañero robot sensitivo LBR iiwa en un puesto de trabajo reducido: sin espacios de protección y en un ambiente familiar.

La colaboración hombre-robot en la práctica: una trabajadora de la sede de BMW en Dingolfing en cooperación con un robot LBR iiwa.

 Aquí encontrará un resumen de más informes de usuarios sobre la cooperación hombre-robot.

Cooperación hombre-robot: las ventajas

La cooperación hombre-robot revoluciona la fabricación y la producción industrial en la fábrica del futuro y conlleva ventajas clave:

  • Máxima flexibilidad en la producción
  • Alivio del trabajo de los empleados al asumir los procesos de trabajo manuales menos ergonómicos y no automatizados hasta el momento
  • Peligro reducido de lesiones e infecciones, por ejemplo, mediante la garra especial de colaboración hombre-robot
  • Ejecución de primera calidad de los procesos reproducibles: sin inversión relevante para los componentes o específica para los tipos
  • Aumento de la productividad y la complejidad de las instalaciones mediante sensores integrados

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay