Spuitgietmachine

Un robot KR 120 R3900 ultra K se ocupa de la carga y descarga de las máquinas de moldeo por inyección en la empresa Krumpholz

En la ingeniería plástica de la empresa Krumpholz, un robot KUKA convence con máxima flexibilidad.

La ingeniería plástica es todavía un campo relativamente nuevo para la empresa Karl Krumpholz GmbH & Co. KG. La empresa fue fundada en 1955 en Kronach (Alemania), inicialmente para la producción de moldes; en 1992, adquirió y anexó una empresa dedicada a la producción de plásticos. La empresa adquirida era antes proveedora de la industria electrónica y del juguete, así como fabricante de productos de seguridad para bebés; desde la adquisición, Krumpholz Kunststofftechnik cuenta con 60 empleados en su planta de Redwitz-Unterlangenstadt y se ha especializado en la producción de piezas de plástico de gran volumen para la industria automovilística, incluidos los utilitarios. Desde finales de marzo de 2013, Krumpholz fabrica distintos componentes para el sistema de suspensión de plástico de un fabricante alemán de vehículos utilitarios en una máquina de moldeo por inyección de 2300 toneladas de Krauss-Maffei.

Flexibilidad y alcance buscadas

La empresa Karl Krumpholz GmbH & Co. KG buscaba una solución con la que fuera posible no solo manipular las distintas piezas de plástico producidas en la máquina, sino también realizar su mecanizado tras el moldeo de forma rápida, sencilla y precisa, con tiempos de ciclo óptimos. Los requisitos eran obvios: flexibilidad y alcance.

Instalación pionera con robot KUKA

La instalación emplea distintas herramientas para la producción del sistema de suspensión de plástico. Para la pieza central de la ballesta, por ejemplo, el robot de consola KUKA recoge, con su garra, los soportes de la estación de alimentación y se coloca en posición de espera entre los largueros de la máquina mientras se fabrica el artículo en la máquina de moldeo por inyección. La máquina se abre y el robot coloca los soportes en la herramienta por el lado de la boquilla de inyección. A continuación, gira la garra 90 grados para recoger la pieza de plástico expulsada. Después de que el robot se haya alejado de la máquina, se corta la mazarota y se fresa la pieza según las especificaciones.

A continuación, el robot coloca la pieza en un dispositivo de enfriamiento en el que las piezas se mantienen en la posición correcta para evitar que se contraigan. En la instalación pionera están integrados todos los procesos habituales: desde el almacén de casquillos hasta el corte y el tratamiento con llama de las piezas de plástico. El robot de consola KUKA también puede realizar todas las tareas de mecanizado en las piezas de plástico en los tiempos muertos de la máquina.

Reducido peso y altura

Los robots de consola KR QUANTEC han sido lanzados al mercado para satisfacer, en particular, los requisitos del sector del plástico. Sus 330 kg menos de peso y el eje 2 desplazado 400 mm hacia abajo y delante hacen de la serie KR QUANTEC K la compañera idónea para las máquinas de moldeo por inyección. Once modelos de robot con una capacidad de carga entre 90 y 270 kg y un alcance entre 2.900 y 3.900 mm permiten el empleo en máquinas de moldeo por inyección con una fuerza de cierre entre 1.000 y 4.000 toneladas.

La serie KR QUANTEC dispone de reductores en los seis ejes y los intervalos de mantenimiento se realizan cada 20.000 horas de servicio. El modelo empleado KR 120 R3900 ultra K dispone de un alcance de 3.900 mm y una capacidad de carga de 120 kg. Gracias a su reducida altura, este robot de seis ejes necesita poco espacio hacia arriba.

Spuitgietmachine
El robot de consola KUKA es el compañero ideal para la máquina de moldeo por inyección.

Reducción de los tiempos de ciclo de hasta un 30 %

Gracias a su reducido peso propio, el robot de consola alcanza una elevada dinámica y ciclos mínimos con una reducción de hasta el 30 por ciento. Su reducido peso propio permite, además, emplear el robot con una placa base sencilla y económica, contribuyendo así de forma decisiva a la eficiencia energética del sistema completo. La cuarta generación de robots de consola KUKA establece estándares en materia de flexibilidad, velocidad, alcance y precisión.

Gracias al empleo del software KUKA SafeOperation, la grúa puede pasar por encima de la instalación mientras se efectúa la producción. Incluso si se emplean garras más grandes en el robot, no existe peligro de colisión. El robot KUKA trabaja, sin ocupar mucho espacio, en el lateral de un dispositivo extractor de largueros necesario.

Spuitgietmachine
KR 120 R3900 ultra K se ocupa de cargar y descargar una máquina de procesamiento del plástico.

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay