Los robots de construcción ligera prestan apoyo a los operarios con los procesos de pegado

Dürr emplea dos LBR iiwa sensibles de KUKA en el montaje final. Estos realizan trabajos fundamentales, aplicando cordones de pegado en lugares sin vallas de protección. De este modo aumenta la calidad, se ahorra tiempo y se reducen los costes unitarios.

Las personas y los robots trabajan en Dürr en el montaje final sin ningún dispositivo de protección que los separen. Tanto en el pegado de cubiertas de antena como en la aplicación de depósitos se emplean en la carrocería robots de construcción ligera LBR iiwa sensibles de KUKA. Las soluciones aumentan la calidad del trabajo de pegado, permiten ahorrar tiempo y y reducen los costes unitarios.

LBR iiwa detecta cualquier fallo en la colocación de la cubierta de antena GPS

Al pegar la cubierta de antena GPS, el operario coloca manualmente la pieza en la garra del robot, que la aspira y la conduce a la boquilla de adhesivo en la torre de aplicación. El LBR iiwa conduce la cubierta de antena GPS desde abajo lentamente a la boquilla de adhesivo. En caso de que se encuentre con un obstáculo, este retrocede ligeramente gracias a su capacidad de detección de colisiones y empieza de nuevo el movimiento. Tras tres intentos, regresa a la posición de partida. De lo contrario, el proceso de pegado comienza y se aplica con cuidado la línea de pegamento, mientras el robot recorre la trayectoria. A continuación, el operario retira la cubierta de antena GPS de nuevo del punto de salida y la instala en el vehículo.    
La garra del LBR iiwa aspira la pieza y la conduce a la boquilla de adhesivo de la torre de aplicación.
Vea en el vídeo como dos KUKA LBR iiwa ayudan al operario en el pegado preciso y fiable en el montaje final.

Cordón de pegamento preciso gracias al séptimo eje del LBR iiwa

Para el pegado automatizado de depósitos en el montaje final, el técnico especialista guía el depósito con ayuda de un manipulador a una mesa giratoria. Allí lo limpia, lo coloca en la posición correcta y lo transfiere al robot para continuar su procesamiento. Una vez alcanzado el punto de partida en el depósito estacionario, la boquilla se abre con presión. De esta manera, no se generan bolsas de aire. A continuación, el robot aplica el cordón de pegamento de forma altamente homogénea sobre el depósito. Los sensores del cabezal de aplicación monitorizan la adecuada altura del cordón. El LBR iiwa pega, gracias a su séptimo eje giratorio, sin reorientación en un radio de 360 grados, y sin tener que levantarlo. Una vez el LBR ha finalizado su trabajo, el técnico especialista adapta el depósito a la posición preestablecida en la carrocería del vehículo.


Es cierto que se puede aplicar una línea de pegamento a mano, pero el resultado no alcanza la precisión de un robot.

Dieter Ahlborn, Director APT/Gluing Final Assembly, Dürr Systems AG

Soluciones de colaboración hombre-robot como mercado del futuro

En el ámbito del pegado, Dürr ha vendido ya diez instalaciones. Por tanto, el constructor de instalaciones y máquinas mira al futuro con optimismo. Este trabaja ya en soluciones de colaboración hombre-robot para el pegado con robots de pequeños discos y otros componentes.

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay