En Borscheid + Wenig, dos robots KUKA se complementan perfectamente en la máquina de moldeo por inyección

La empresa Borscheid + Wenig GmbH, con sede en Diedorf (Alemania), se dedica a la fabricación de componentes de plástico desde hace más de 50 años. Como empresa industrial con presencia internacional en el sector de los suministros, ofrece una amplia oferta que va desde la fabricación de componentes individuales hasta grupos constructivos completos

Esta empresa, especializada en el procesamiento de plásticos, cuenta sobre todo con clientes de la industria del automóvil. Hace dos años Borscheid + Wenig, cuya plantilla actual asciende a 451 empleados, abrió una nueva fábrica en Gersthofen. Los especialistas en plástico fabrican en dicho emplazamiento cubiertas para compartimentos de motores, destinadas a un renombrado fabricante de automóviles alemán, con ayuda de dos robots KUKA montados en una máquina de moldeo por inyección DEMAG, entre otras.

Robots industriales para la colocación y el montaje 

Se buscaba una solución que permitiese tanto retirar las piezas a partir de la máquina de moldeo por inyección como transportarlas hacia la cavidad y el dispositivo de montaje con la mayor precisión y reproducibilidad posibles. Para automatizar todos estos pasos de trabajo en una instalación, únicamente se consideró la posibilidad de utilizar un robot industrial. Además, el montaje posterior de los clips en el componente debía realizarse de forma completamente automática en la misma célula.

The KR 60 L30-4 KS at taking out of plastic components
El KR 60 L30-4 KS destaca en la retirada de las piezas de plástico debido a su alcance y flexibilidad.

Dos robots KUKA trabajan en equipo

En primer lugar, un robot KUKA KR 60 L30-4 KS retira las piezas semiacabadas de la máquina de moldeo por inyección. Las piezas duras se transportan a otra cavidad y las piezas semiacabadas recubiertas por extrusión se retiran del molde. A continuación, se eliminan las mazarotas y el robot coloca el componente en un dispositivo de montaje. Aquí es cuando interviene el segundo robot KUKA, un robot pequeño de la serie KR AGILUS.

El robot pequeño de seis ejes, modelo KR 10 R900 sixx, está situado en la sección inferior de la célula muy compacta, lo que permite ahorrar espacio, y accede al dispositivo de montaje desde abajo. En primer lugar, comprueba el último punto de llenado de las piezas semiacabadas utilizando una cámara Cognex. Con ayuda de una pinza de agarre retira, a continuación, los clips que deben montarse y los coloca en la pieza semiacabada.

La comprobación de la posición de los clips también se lleva a cabo con ayuda de la cámara instalada. El KR 60 vuelve a intervenir en este momento: retira las piezas acabadas ya montadas del dispositivo de montaje y las deposita sobre una cinta transportadora que traslada las piezas acabadas.

Máximo alcance y precisión

En Borscheid + Wenig, el KUKA KR 60 y el KR AGILUS se complementan perfectamente en la célula compacta. El KR 60, con una capacidad de carga de 30 kg, convence en la ejecución como robot de consola con un alcance y una flexibilidad de máximo nivel. Permite un excelente acceso a la zona de trabajo desde arriba hacia abajo y, debido a su reducida altura, requiere poco espacio en dirección ascendente. Gracias a su peso ligero, el robot de consola alcanza una elevada dinámica y unos tiempos de ciclo óptimos. El KR AGILUS vuelve a sentar las bases de precisión y velocidad.
KR AGILUS and KR 60 in perfect collaboration at Borscheid + Wenig
El KR AGILUS (abajo) y el KR 60 colaboran a la perfección en la célula compacta.
Gracias a una capacidad de carga de 10 kg y un alcance de 900 mm, el robot pequeño ofrece calidad de producción al máximo nivel. Y todo ello en muy poco tiempo. Con su rapidez y su alta precisión, el KR AGILUS también está capacitado para posicionar incluso componentes muy pequeños de un modo rápido, pero también preciso sobre un componente. Además, el sistema compacto formado por el robot y la correspondiente unidad de control KR C4 se pueden utilizar en un espacio reducido.

La división del trabajo aumenta la productividad y calidad

La solución garantiza una producción de la serie estable y constante para Borscheid + Wenig y permite una seguridad de abastecimiento que llega hasta el cliente final. La instalación fabrica a diario, en el régimen de tres turnos, de 2.000 a 2.500 componentes en tres variantes. Debido a que el trabajo se reparte entre ambos robots, Borscheid + Wenig registra menos tiempos de inactividad, lo que se traduce en una mayor rapidez a la hora de tramitar los pedidos. Ha sido posible aumentar de forma significativa la productividad y la calidad.

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay