En Heidenreich & Harbeck, el reconocimiento de perfiles empleado por los robots de KUKA elimina de las piezas de fundición cualquier tipo de rebaba

Desde 1927, Heidenreich & Harbeck fabrica, en la localidad de Mölln, piezas de fundición seleccionadas. Bajo el lema "Calidad de una pieza", la empresa moldea y mecaniza en grandes y pequeñas series componentes de gran calidad.

Los clientes de Heidenreich & Harbeck pueden adquirir hasta 16 toneladas en piezas de fundición de un mismo proveedor, preparadas para su montaje.

Las rebabas de fundición indefinidas se repasan posteriormente

Para esta empresa de larga tradición, Boll Automation desarrolló una solución de automatización que consistió en un proceso de mecanizado posterior completamente automatizado basado en tecnología robótica, a pesar de la forma imprecisa de las rebabas.

Técnica de comprobación predefinida para los robots de KUKA

Hasta la fecha, la irregular conformación de las rebabas originadas en el proceso de fundición dificultaba o incluso imposibilitaba a Heidenreich & Harbeck la automatización en la fase del acabado de piezas auxiliada por robot. Con esta nueva solución, el desafío se ha superado con éxito. El robot Foundry de KUKA empleado por Heidenreich & Harbeck, cuyo montaje se efectúa sobre una consola, está dotado de varios grupos de mecanizado para limpiar y rebajar las rebabas.

Cuando la rebaba se identifica con exactitud, el robot inicia la fase de acabado con la máxima reproducibilidad. Los especialistas en robótica de Boll Automation han podido superar el obstáculo que suponía la forma indefinida de las piezas de fundición mediante una técnica de comprobación predefinida que permite una orientación específica de la fase de acabado.

El robot KR QUANTEC procesa distintas piezas de fundición con distintas herramientas de acoplamiento en función del contorno de rebaba.

Robots Foundry para condiciones difíciles

El robot KUKA KR 120 R2900 F extra no solo cuenta con un sistema de cambio para alojar herramientas de mecanizado, sino también con un sistema de sensores que detecta la posición exacta de los contornos de rebaba más dispares. El robot de seis ejes pertenece a la serie KUKA KR QUANTEC y se emplea en la versión Foundry. Los robots KUKA KR QUANTEC son particularmente compactos y permiten un concepto de celda con ahorro de espacio.

Además, los 29 modelos básicos de robot de la serie se definen por su variedad en cuanto a la capacidad de carga de entre 90 y 300 kg, un alcance de entre 2.500 y 3.900 mm e intervalos de mantenimiento prolongados de hasta 20.000 horas de servicio. Todos los modelos se fundamentan en un compacto bastidor básico con una plantilla de taladros prácticamente idéntica para su fijación a la base. El modelo Foundry posee asimismo determinadas ventajas adicionales particularmente diseñadas para fundiciones:

gracias a la aplicación de barnices especiales, la superficie resistente al calor, a la corrosión, a las soluciones ácidas y alcalinas protege al robot, así como a las juntas especiales de las bridas del motor y de los engranajes. Las muñecas del robot Foundry, que sostienen las herramientas de agarre, producidas a partir de un acero especial resistente al calor, cuentan con un lacado especial de aluminio blanco que ofrece una resistencia al calor todavía mayor en estas zonas, especialmente importantes. Para su uso en entornos difíciles, mantener el sistema electrónico del robot protegido del polvo y de la suciedad de un modo permanente es igualmente relevante. La sobrepresión atmosférica interior de la carcasa ha dado buenos resultados.

Un puesto de trabajo más humano y la mayor calidad

Gracias a la combinación del robot y de la unidad de posicionado de tres ejes con una capacidad de carga de 750 kg, la instalación goza de un alto grado de flexibilidad, ya que tiene la capacidad de desbarbar las piezas de fundición más diversas de todos sus laterales. Este hecho aumenta notablemente la duración de los ciclos de mecanizado posterior en el espacio más reducido. Otras ventajas de la nueva solución de automatización: El mecanizado posterior individualizado guiado por robot se optimiza para cada pieza.
La combinación de robot y unidad de posicionamiento permite un procesamiento de las piezas desde todos los ángulos.
De este modo, la calidad aumenta y se mantiene a un alto nivel, se protegen las herramientas y las diferentes formas de rebaba no suponen un obstáculo para la reproducibilidad. Por último, pero no menos importante, esta nueva solución de automatización ha permitido a Heidenreich & Harbeck diseñar lugares de trabajo con mejores condiciones.
Gracias al uso de barnices especiales, el modelo Foundry permite el uso en el entorno difícil de una planta de fundición.  

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

Okay