La solución MRK (colaboración hombre-robot) proporciona alivio a los empleados y asegura la calidad

La empresa MRK-Systeme GmbH se ha especializado en las soluciones industriales de colaboración hombre-robot. Con el fin de asegurar la calidad de los cárteres, la empresa ha desarrollado para el grupo BMW una solución de automatización adaptada a la colaboración hombre-robot (MRK) con robots KUKA de la serie KR QUANTEC.

Colaboración hombre-robot para el control de calidad de los cárteres

La fábrica de Landshut (Alemania) del grupo BMW dirige una de las fundiciones de metales ligeros más modernas del mundo. Independientemente de que se trate de motores de tres, cuatro o seis cilindros, los cárteres para todos los modelos de la flota de BMW se fabrican aquí. El control de calidad de los cárteres no se puede automatizar completamente, dado que este sigue necesitando de la mirada experta de los empleados. La elección recayó en una instalación en la que las personas y los robots colaboran directamente. Para ello se encomendó la implementación a la empresa MRK-Systeme. «La colaboración hombre-robot proporciona un alivio ergonómico de los empleados de BMW», explica Michael Mohre, responsable del área de operaciones de MRK-Systeme GmbH. Desde hace ya más de un año y medio, hay dos aplicaciones idénticas con un robot KUKA cada una de la serie KR QUANTEC del tipo KR 210 R2900 prime K (modelo de consola) en la cadena de producción de Landshut. Cada empleado controla los movimientos de un robot con un joystick para comprobar si los componentes presentan errores, a la vez que se mantiene una postura corporal cómoda.  

El manejo de los robots apoya el proceso de comprobación

Todos los cárteres fabricados se entregan mediante una cinta transportadora a la zona de trabajo. En función del tipo de construcción, la unidad de control superpuesta del robot selecciona el programa correspondiente para el manejo del movimiento del robot. El operario controla sus movimientos con un joystick. El robot se mueve a lo largo de un carril definido hacia la carcasa, cierra la garra y acerca el componente al operario, que comprueba la existencia de errores del cárter utilizando una lámpara de luz fría. Entretanto, el robot sujeta de forma segura el componente, de unos 30 kg de peso, a la altura adecuada para el empleado. Una vez el operario finaliza el proceso de comprobación, este desplaza al robot con la carcasa de nuevo hacia la cinta transportadora y la deposita sobre ella. El proceso de comprobación interactivo finaliza presionando un botón, con el que el empleado documenta si el componente está «en orden» o «no en orden».
Proceso de comprobación óptimo de los cárteres gracias a robots KUKA del tipo KR 210 R2900 en la fábrica de Landshut (Alemania) del grupo BMW.

Los comentarios fueron, sin excepción, positivos. Pueden mantenerse los tiempos de ciclo y el trabajo es ahora visiblemente más cómodo para los empleados.

Michael Mohre, Director de operaciones de MRK-Systeme GmbH

Está planificada la ampliación de la instalación actual

Ambas instalaciones están en funcionamiento con éxito desde el 2015. Mientras tanto, Mohre y sus compañeros trabajan en una ampliación de la instalación. Así, se construirán en el futuro dos puestos de comprobación adicionales para el control de calidad.

Utilizamos cookies para ofrecerle la mejor asistencia en línea. Descubra más.

OK