Seleccione tu localización:

País

La célula de soldadura suelda enormes aspas de ventilador

La soldadura es un arte en la construcción de instalaciones. STELA, un "hidden champion" en el campo de la tecnología de secado, sabe cómo hacer ambas cosas. En esta mediana empresa, una innovadora célula de soldadura de KUKA lleva la soldadura de grandes componentes, como los ventiladores, a nuevas dimensiones.


Un ejemplo que lo demuestra: Las pequeñas y medianas empresas también se benefician de un robot

La empresa familiar bávara STELA Laxhuber, con sede en Massing y dirigida ahora por Thomas Laxhuber, la tercera generación, es un "hidden champion" entre la construcción de instalaciones. Para clientes de todo el mundo, STELA, cuyo nombre se basa en el de su fundador, Stefan Laxhuber, diseña, suelda y fabrica sofisticados sistemas de secado en todos los tamaños y campos de aplicación imaginables con 235 empleados. Los clientes de estos productos proceden de todo el mundo, como la industria agrícola, la transformación de materiales derivados de la madera, la industria alimentaria, la de los piensos, la de la celulosa y el papel y la del agua.

En el vídeo: Un robot en el taller de soldadura de STELA suelda enormes ventiladores

Los resistentes componentes de las instalaciones STELA se sueldan con precisión

Secado en grandes dimensiones y con componentes resistentes

En el corazón de estas instalaciones de secado hay enormes ventiladores que ponen en marcha una corriente de aire caliente para extraer la humedad de productos como el grano, el maíz, la madera o el plástico reciclado. Esto los hace duraderos y crea las condiciones para su posterior procesamiento. Las aspas de los secadores pueden tener un diámetro de 1,60 metros y pesar media tonelada. Cuando un coloso de este tipo se acelera hasta 3000 revoluciones por minuto, es absolutamente necesario que todos los componentes ensamblados y de alta resistencia estén fabricados con la máxima calidad.
Stefan Laxhuber es muy exigente con la calidad de sus productos

STELA produce y suelda los componentes esenciales

"La característica especial de STELA es la elevada fabricación interna", subraya Thomas Laxhuber, que asumió la dirección como tercera generación en 2014. "Para seguir produciendo tecnología de secado líder en el mundo, queremos fabricar nosotros mismos, en la medida de lo posible, los componentes esenciales de nuestras máquinas. Consideramos que esto es un requisito para una larga vida útil de las instalaciones". Esto es especialmente así en el caso de los componentes de alta resistencia, como las aspas del ventilador. Estos ventiladores radiales con sus aspas aspiran el aire a través del eje del motor y lo expulsan de nuevo desplazado 90°.
La construcción de acero gira hacia la célula donde se puede empezar a soldar

Soldadura con precisión coreografiada

En la actualidad, Andreas Utz se encuentra frente a una célula de soldadura de unos 40 metros cuadrados en el centro de la nave de producción. El gerente de producción para la construcción de ventiladores en STELA controla la flamante célula robótica cell4_arc. En el interior, el robot de KUKA de seis ejes del tipo KR CYBERTECH mueve rítmicamente su fino brazo naranja durante la soldadura, guiando la antorcha controlada por sensores hacia el tambor del ventilador. Andreas Utz había atornillado previamente la construcción de acero al posicionador. Después de girar la unidad de posicionamiento en el interior de la célula, un láser lineal inteligente escaneó primero el componente mediante KUKA.SeamTech Finding y determinó el punto de inicio óptimo para la antorcha. A continuación, la soldadura pudo comenzar como un trabajo milimétrico y arriesgado. El robot suelda costura a costura, siempre con la misma precisión, coreografiada por el software KUKA.ArcSense.

A mano, la soldadura dura un día, con la célula robótica unos 50 minutos

En el taller de soldadura, el tiempo es oro: La célula de soldadura robótica aumenta la calidad del producto

El ventilador radial se suelda en unos 50 minutos. Cuando la pieza terminada se desplaza hacia fuera, la siguiente pieza atornillada previamente en el otro lado por Andreas Utz ya gira hacia la célula. "Work in progress", dice Utz con una sonrisa. "A mano, la soldadura dura aproximadamente un día. Con la célula robótica, ahora estamos en la vía rápida de la producción. En cuanto a tiempo y calidad. Esto se debe a que las costuras soldadas encajan tan perfectamente en poco tiempo que no se pueden soldar a mano. Ahora estamos soldando en cantidades que nunca antes habíamos soñado y hemos podido volver a la cima de la lista de pedidos".
"Las costuras soldadas del robot encajan tan perfectamente que no se pueden soldar a mano", comenta Andreas Utz

Es difícil encontrar personal adecuado para soldar a mano

El camino hacia esa simplificación del trabajo en el taller de soldadura era menos sencillo que el manejo de la célula. Sven Pietsch aún recuerda con exactitud las reacciones despectivas de los proveedores de robots cuando el director de compras de STELA, junto con el director general, Thomas Laxhuber, se puso a buscar una célula de soldadura. "Teníamos presión", recuerda Pietsch. "Las listas de pedidos estaban llenas y, al mismo tiempo, era cada vez más difícil encontrar trabajadores cualificados adecuados para la exigente, pero también relativamente monótona, soldadura".
Un láser lineal escanea el componente y determina el punto de inicio óptimo para la antorcha 

Célula perfectamente adecuada para soldar a partir de módulos estándar

En varias ferias, los bávaros habían buscado en vano soluciones adecuadas para la soldadura. "Al parecer, como empresa mediana, pensaron que éramos demasiado insignificantes", dice Sven Pietsch con una sonrisa. "Hasta que conocimos a los expertos de KUKA en la EUROBLECH de Hannover. En seguida nos pusimos a hablar de una solución personalizada para soldar nuestros grandes componentes". En el TechCenter de KUKA para la soldadura, pronto se sumergieron en los procesos de producción de STELA y configuraron la célula robótica cell4_arc, perfectamente adaptada a la soldadura de los ventiladores, a partir de varios módulos estándar disponibles, con todo el hardware y el software para la soldadura. "En todo momento tuvimos la sensación de estar tratando con las personas y la tecnología adecuadas", señala Thomas Laxhuber. 
El robot suelda siempre con la misma precisión, coreografiada por el software KUKA.ArcSense

Una célula adecuadamente fabricada, que suelda con una alta calidad y rapidez 

El cell4_arc para STELA también definió para KUKA un nuevo camino hacia pasos de automatización modulares y específicos para el cliente. "Con nuestro diseño KUKA cell4_production podemos combinar con nuestros clientes componentes óptimamente adaptados y estándares probados del ámbito de la soldadura con gas de protección para crear soluciones ideales para la soldadura automatizada en cada caso. Con el software de aplicación adecuado, la manipulación y la programación de los parámetros de soldadura se simplifican al máximo y contribuyen a satisfacer las más altas exigencias de producción", afirma Mathias Klaus, responsable de Solution Sales Modular Cell Business en KUKA. "La célula robótica que suelda ventiladores en STELA es un ejemplo impresionante de ello". 

Desde hace casi 100 años, forma parte del ADN de STELA guiarse por la calidad y estar siempre un paso por delante tecnológicamente. Esto es lo que podemos construir en el futuro con la automatización que suelda los ventiladores en nuestra planta.

Thomas Laxhuber, director general de STELA Laxhuber GmbH

Buscar compañías colaboradoras de KUKA cerca de usted

Encuentre aquí al colaborador ideal para su sector o para solucionar su problema.

Este sitio web utiliza cookies (saber más) para ofrecerle, también en internet, el mejor servicio. Si continua usando nuestra página web, utilizamos únicamente las cookies necesarias técnicamente. Si hace clic en «Aceptar y descubrir KUKA», acepta también la utilización de cookies de marketing. Al hacer clic sobre «Configuración de cookies» puede seleccionar las cookies que utilizamos.

Configuración de cookies